Friday, December 29, 2006

Día Internacional de la animación -Primera parte.
"WALKING" Director: Ryan Larkin


Ryan Larkin merece un post aparte, un tipo que conocía por la animación que estoy posteando, pero que no sabía nada de su vida en detalle hasta ver el documental "Alter Egos" de Laurence Green. No puede dejar de carcomerme la cabeza este tipo que en su tiempo fue un groso para todos su pares, lo nominaron al oscar, y ahora está pidiendo limosnas en las calles de Montreal. De todas formas a un "E! hollywood true story" no le serviría de mucho su vida, porque el tipo está así por decisión propia y muy lúcido de su propio destino.

"Walking" me sigue produciendo una sensación de deconstrucción y construcción permanente. Podemos ver la mano del autor, dibujando, pintando y a la vez plasmando movimiento en su totalidad. Deformando las formas de los cuerpos, la repetición continua en el caminar, las diferentes manchas que representan el amontonamiento de gente, se desprenden, se mezclan y cada una sigue su camino ya pactado en su propia forma de caminar. Larkin va y viene en cada uno de esos estados, y profundiza sin entrometerse, como postales que cobran movimiento.
Lo imagino sentado en algún rincón, observándolo el todo y el recorte a la vez. Un recorte de lo que él mismo es en lo ajeno, y de lo que al final, no pudo hacerse cargo. ¿Cómo no te va a dar vueltas en la cabeza un tipo así?





El otro que me dió vuelta la cabeza fue este tipo:
--------------------------->aparentemente cordial, como cualquier vecino de esos medio ñoños, que ve en su caminar desgarvado un completo idiota que llega de su oficina a su hogar en una rutina que se repetirá hasta el día de su jubilación.
Pues bien, ese tipo dibuja cosas como estas:



Si antes hablábamos de Larkin como un tipo capaz de describir el movimiento en lo cotidiano. Robert Crumb encarna esa posición de outsider visual al extremo.

Como él mismo dice, tuvo que aceptar a que todo el mundo olvide su existencia para poder perder la presión de ser una persona "normal", y asi, liberarse. Y vaticinó "me haré famoso y me vengaré de todos". Claro que era una frase bien looser del tipo "¿y donde vas a encontrar a alguien como yo?"
No solo fue famoso, sino que abandonó esa fama tan rápido como pudo (pegándole una patada a los stones en su pico alto de carrera y varias anécdotas de ese tipo) llegando al punto de terminar perdiendo un juicio contra él mismo... y lo perdió!
Puse esos tres dibujos porque en ellos capta ese "algo" que lo hace patético y (im)perfecto a la vez. Basta con mirar a la chica que patina, que poco y nada tiene que ver con el supuesto "saber dibujar" (no hace falta que diga que es un gran dibujante, si es que hablamos de técnica) Lo termina despegando esa mirada, que a diferencia de Larkin, Crumb no solo se hace cargo, sino que escupe y vomita su inconciente, le es indiferente lo que salga. Probablemente lo perturbe, pero siempre considera que es mejor a dejarlo morir dentro. Asi que lejos está de formar su propio cáncer, método a seguir que no creo que recomiende el autoayuda del momento.

Maneras de llevar su vida, que de verdad, envidio profundamente. Aún no he podido llegar a ese nivel de entrega y compromiso, el día que pueda hacerlo y volcarlo en lo que hago, seré feliz. (¡Aunque quizás ya esté muerto! ¡Habrá que ver! quedamos asi, regio, macanudo)